Ahora entendemos porqué a Quentin Tarantino, director del jurado del Festival de Cine de Venecia, le gustó tanto, y la película se llevó dos premios gordos.