Álex de la Iglesia lo ha conseguido. Tras un rodaje infernal a contrarreloj, luchando contra viento y marea, cambios en el reparto, y reducción del presupuesto original; su criatura “Balada Triste de Trompeta" se ha ido de Venecia con 2 premios de los gordos. El León de Plata al Mejor Director y el Premio al Mejor Guión.

La gran ovación con la que se la recibió el día de la presentación (en la que Tarantino no paraba de aplaudir), podía habernos dado una pista de que esto finalmente iba a suceder. Aunque ya sabemos que en los Festivales estas cosas nunca se saben.

En España se estrena en diciembre, pero esta semana sabremos si la Academa de Cine la incluye dentro de las tres películas que representará a España en los próximos Óscar.